Editorial

 

Son muchas las necesidades que puede presentar una comunidad, una sociedad, un país o toda una región, pero así como las carencias pueden ser múltiples, así también son diversas las especializaciones presentes en medio del pueblo cristiano, dispuestas para la ayuda.

La Corporación E.C.M.A.S., se ha centrado justamente en hacer un aporte concreto a la calidad de vida de las comunidades deprimidas socialmente, no solo involucrando el aporte espiritual, que ya es de gran importancia para cimentar el desarrollo, sino que también el aporte tangible, “los proyectos” sustentables y sostenibles, que interpreten íntegramente las soluciones a implementar en los sectores afectados. En este esta tarea, somos todos desafiados, cada uno de los componentes de la sociedad, Estado y municipalidades, ciudadanía, sector privado, ONGs y comunidad internacional, de manera tal que la participación en la prosperidad de las personas, sea el resultado de muchas manos actuando sincronizadamente.

Gracias a nuestro modelo participativo de la comunidad, esperamos llevar a cabo las tareas por las cuales nos hemos configurado como organización social, es un elemento de gran relevancia en nuestra gestión.

Caracteriza por lo tanto al integrante de la organización, la nobleza de espíritu, la proactividad, honestidad, honradez, empatía con el dolor ajeno, la disciplina, el amor y todos los valores cristianos. Un comportamiento intachable y una gran vocación de servicio.

Dios, patria y familia, conocimiento, inteligencia, espíritu, trabajo en equipo y responsabilidad social, son nuestro norte, en la búsqueda de hacer de nuestra nación un lugar más justo, más próspero, disponiéndonos como un canal en dónde pueda correr el desarrollo desde dónde está presente, hacia dónde es anhelado con urgencia.

Afectuosamente,